Llámanos al 900 92 51 59 | Servicio de Atención al Cliente de Lunes a Viernes de 8:30 a 17:00 horas

¿Cómo pintar metales oxidados?

Pintura para metal Procolor Pintura para metal Procolor

Cuando exponemos superficies metálicas a la intemperie, es un hecho inevitable que la acción de las lluvias y la humedad acabe convirtiendo nuestros relucientes muebles metálicos en enseres viejos y obsoletos. En Procolor te mostramos cómo utilizar la pintura para metal con el fin de alargar la vida útil de tus objetos.

1.    Prepara la superficie

Antes de pintar metales oxidados, ten en cuenta que no es conveniente trabajar al sol, ya que el metal absorbe el calor y esto provoca que la pintura seque demasiado rápido, lo cual acabará causando desperfectos en el acabado. Procura trabajar a una temperatura ambiente para conseguir un resultado óptimo.

Es muy importante que la zona de trabajo esté despejada y limpia. Bárrela para pintar con mayor comodidad. A continuación, asegúrate de que la superficie que deseas restaurar está libre de polvo, grasa y restos.

Tras este paso nos dispondremos a eliminar la mayor parte de óxido posible. Utiliza para ello un cepillo con cerdas de alambre y frótalo contra la superficie para lijarla.

Para terminar aplicaremos una capa de imprimación antioxidante para evitar que el metal que vamos a reparar se vuelva a oxidar.

2.    Pinta tu superficie oxidada

Una vez hemos preparado nuestra superficie, llega el momento de aplicar el esmalte para metal. Elige cuidadosamente la pintura que vas a utilizar, ya que esta decisión definirá el color y acabado de tu superficie. Procolor pone a tu disposición una amplia gama de productos para pintar tus muebles y estructuras de metal. Puedes ver toda la gama de esmalte para metal en la tienda online de Procolor.

3.    No olvides limpiar el material

Tan importante como la preparación y el pintado es el mantenimiento de los materiales. Para poder volver a utilizar tus pinceles, primero limpia las cerdas con un peine. A continuación, humedece las cerdas con óleo vegetal y finalmente guárdalos envueltos en papel impermeable.

4.    ¡Disfruta de tus superficies restauradas!

Una vez aplicados todos los pasos habrás conseguido transformar tus superficies oxidadas en llamativas piezas de metal sin necesidad de sustituirlas.

Deja un comentario